MAP

Blog

La empresa que aprende está de moda

Saber  invertir  en  formación podría  convertirse  en tu  ventaja comparativa.
Según datos y entrevistas de la revista Dinero, el sector textil confección del país carece de  mano de  obra calificada suficiente para atender la demanda.

Por fin encuentro algo que se  refiera a esta cadena de valor, tan de  moda, en la que no se usa pensar como empresa porque la creatividad absorbe el día a día.  Este dato no me  parece relevante pues  hace unos meses conversando a la  luz  de  un café, un amigo que ha trabajado por muchos años en este sector, consideró oportuno contarme una noticia, para dar una mirada desde allí a dos datos que con una simple puntada harían bellezas en la economía: EMPLEO  Y FORMACION TECNICA EN UN OFICIO.

Lo que sí es relevante y quiero compartir hoy, es que ni la necesidad ni la oportunidad han logrado generar una solución en este sector que es  movido por  unas  ganas  infinitas a que llegue la  próxima feria, concentrándose en temporadas y en tendencias, por  lo que  tendría suficientes  campos de  acción, así como competencia, porque la  moda, aun  para quien no la sigue, hace parte de su día a día. Que levante la mano quien quiere estudiar para conseguir un empleo estable en este país?

Una Universidad acreditada necesita un equipo en movimiento permanente, un software cuyo valor supera su productividad y una marca que lleve a todos a querer estudiar allí, para lograr consolidar un grupo de 12 alumnos  en un  curso  de  extensión, que además debe estar de moda, de lo contrario la asistencia no será mayor a 6.  Aplausos para un área de extensión que logre los 15 alumnos pues  esta  tácitamente decretado que la Universidad no vende y le da pena hacerlo, sin embargo se especula en la calle del buen negocio que es educar.

Verdaderamente esta área de extensión es como una registradora gigante para cumplir una de las 3 funciones sustantivas de la Universidad, acompañando a la formación y a la investigación.
Sigan leyendo, en solo un contexto, gracias.
De manera sorprendente formar en oficios es llamado con despotismo “una técnica”, como si esta misma palabra no arropara a Ingenieros, a quienes admiro cuando son capaces de  crear. Igualmente  sorprendida al dar una mirada al modelo alemán, admirado y lejos del modelo colombiano que  castiga el oficio, la técnica, la practicidad, recuerdo que son estas características las que han fortalecido el modelo alemán, en el que cabe todo lo que sea provechoso y termine en un buen hacer, así de simple. Los admiro, como a los  Ingenieros que crean.

Ante las ganas de resultado, la academia tiene miedo de ser fácil y de llegar a mucha gente, siendo este el talón de Aquiles, de la registradora gigante. Si la extensión y la  investigación son de resultados, sus terrenos de prueba real serían las  empresas.

Sorprendentemente los indicadores de productividad de  los que se  preocupan los  sectores  como el  textil confección podrían tener una mejora real, si  dentro de  sus  compañías  generan la  oportunidad  de  entrenamiento a  medida. Entrenamiento que  solucione  sus  cuellos  de  botella  para que anime al  grupo de trabajo y finalmente  al  cliente. Esta generación y  apropiación de  conocimiento interno haría fácil los procesos y llevaría a los grupos a creer de nuevo en las  posibilidades  y en aquello que  no ven.

Esto es  trazable a todos los sectores. Sin ser fácil es  posible mientras  sea  una  iniciativa privada y su único líder sea el cliente.
Desde MAP podemos crear una  CANAS  ACADEMY para tu  compañía. Con ella  puedes liderar procesos en tu sector y mejorar tu competitividad.

Volver